viernes, 4 de octubre de 2013

De la Comodidad y las Quejas

A principios del semestre sentí una fuerte tentación por cambiarme a Linux, no miento, hasta soñé un par de veces al respecto, todo comenzó con un maestro que vino de Mérida y nos dio su clase en este sistema operativo. Yo ya había usado Linux, tuve que aprender comandos básicos de la terminal a la brava cuando estaba en Albuquerque, pero hasta ahora fue que en verdad consideré instalarlo, quizá por la facilidad de ya tener un disco con el SO, quizá porque ahora si noté lo mucho menos trabable que es, o quizá sólo quiero sacar al nerd olvidado dentro de mí.

Pero ocupo Maya, ocupo Flash, y quien sabe que infinidad de aplicaciones que se me presenten en un futuro ¿para qué haría la partición?¿sólo para cuando programe o sepa que sólo usaré el internet?

Mi profe de foto es Linuxero, lo usa por convicción, dice que para apoyar la causa hay que sacrificar pequeñas comodidades, o algo así.

He notado que esto de las pequeñas comodidades sacrificadas aplica para muchas cosas más en la vida.

Todo el día me quejo de la gasolina, mi carro gasta mucho y cada primer sábado del mes es más cara, suelo decir "si viviera en un lugar con un clima más benevolente iría a todos lados en bici, llegaría más tarde a todos lados pero haría ejercicio y beneficiaría al ecosistema (además, no más gasto en gas).
En realidad ignorando que mi madre me dijera que es peligroso si podría hacer el cambio de carro a bici, y tendría las ventajas de no gastar gasolina, hacer ejercicio y ayudar el medio ambiente, pero implicaría sudar mucho (o morirme de frío en Enero y Febrero) y además no podría cargar cosas y guardarlas en el carro (porque no habría carro LOL).

De igual manera podría dejar de quejarme cada vez que windows me saca la ventana de permisos de administrador, pero implicaría buscar equivalentes de software libre que podrían no existir, y usar sudo apt-get en vez de dar siguiente en instalar.

Es lo mismo para ambos, podría dejar de quejarme si sacrifico pequeñas comodidades, pero estoy renuente a hacerlo.

Y por lo pronto por lo menos los meses que me quedan en la universidad seguiré así, quejándome, sometiendome al sistema y contribuyendo a la destrucción del ecosistema, pero llegando en 10 minutos a donde vaya y consiguiendo cracks de programas.

Bye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada