viernes, 18 de octubre de 2013

De mi Ego

Hoy no quise hacer el calentamiento de muay thai, está muy pesado, andaba adolorida y el tipo que lo da sinceramente me saca el tapón (fuera del calentamiento me cae bien), le dije que no estuviera molestando y hice mi propio calentamiento fuera de la clase. Se supone que voy por gusto, no a que me estén haciendo enojar.

Debo confesar que usualmente no soy tan rebelde, heck, usualmente no soy rebelde, es una nueva etapa por la que estoy pasando, quizá la rebeldía que no tuve en mi adolescencia o que ya estoy harta de muchas cosas, tengo ira reprimida o no sé.

Ya van dos lugares en los que me ofrecen prácticas y los rechazo simplemente porque no quiero, me escudo en que tengo mucho que hacer y me quedo con lo que tengo ganas de hacer (o tengo que hacer a fuerzas porque es de la escuela), ya cumplí con mis horas de prácticas (y en un lugar que sí me gustó mucho) no tengo necesidades extras de sufrir o andar batallando.

Los trabajos, como los hombres, los quiero que me gusten y aparte que me acepten como soy.
No manchen, está difícil, por algo estoy soltera.
Pero por lo menos ahorita NO TENGO NECESIDAD.

Si leen mi blog o han platicado profundamente conmigo alguna vez sabrán que soy de la creencia de que nadie te obliga a nada, todo son decisiones, sí, a veces hay decisiones muy limitadas (empuja esa piedra o recibe un latigazo) pero en fin decisiones. Yo detesto la clase de seminario de investigación, pero decido ir porque quiero terminar la carrera y titularme, eso sí, dedico la mayor parte de mi esfuerzo a hacer mis proyectos personales, pero dentro de lo que me permite la escuela.

Y es que a mí de alguna manera me llegó en la infancia el típico plot device que va así:
Alguien (usualmente un villano o un maestro sabio, a veces un love interest) le dice al héroe "Tú hiciste <inserte cosa mala aquí>"
Héroe le responde "No tuve opción"
A lo que contestan "Siempre se tiene opción (o algún derivado)"
El único ejemplo que se me viene en este momento es en El Diablo viste a la Moda, quizá porque es de mis peliculas favoritas, cuando la protagonista dice "no tuve opción" y le contestan "si tuviste, y escogiste Paris". Pero sé que he visto esto en muchas películas y caricaturas.

Si hubiera decidido hoy hacer el calentamiento con los demás, hubiera hecho mucho más ejercicio, mi cuerpo se hubiera fortalecido más, etcétera, pero hoy me pareció más importante mantener mi buen humor que agarrar condición. De igual manera si hubiera llevado a cabo todos los trabajos gratis que me han ofrecido hubiera obtenido experiencia y recomendaciones, pero a costa de mi tiempo, hacer mis demás trabajos a medias, estrés y lastimar más mis delicados tendones. Aparte no es el mundo burocrático en el que me interesa vivir.

El punto es, no sé si lo que he estado haciendo esté bien o esté mal, no sé si estoy siendo muy engreída y debería de bajar la cabeza y trabajar mucho y a la larga dará buenos resultados, pero sí sé algo: es MI vida, sólo la voy a vivir una vez, por lo menos estando consciente de que la estoy viviendo, y quiero hacerlo de la manera más plena posible, no frustrada, no culpando a los demás por haberme dado un mal consejo o no haciendo lo que quiero hacer o me gusta, busco mi felicidad, sé que hay que hacer sacrificios, pero busco los sacrificios que pienso me llevarán más cerca de esa felicidad, no quiero ser un engrane, soy una persona completa.

Lo más probable es que dentro de un par de años recuerde esta etapa y piense "que tonta estaba", ahorita estoy un poco confundida con mi actitud, pero eventualmente veré a donde me lleva ¿qué es lo peor que puede pasar?

Mi próxima entrada va a ir muy ligada a esto, pero decidí ponerla aparte porque esa si la tenía planeada y esta no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada