jueves, 16 de enero de 2014

League of Legends y yo

Comencé a jugar LoL por allá en mayo del 2010, sí, esto es antes de Season 1. Entonces tenía un amigo con el que jugaba juegos online y un día llegó con la novedad de jugar DotA, que entonces sólo conocía por la canción de Basshunter. Intenté un par de juegos pero la verdad no le entendí, luego luego llegó con una versión más sencilla que su hermanito había descubierto: League of Legends. Entonces eramos las únicas personas que conocía que jugabamos *hipster mode on*.

Poco tiempo después nos dejamos de hablar, así que le presenté el juego a más amigos y seguí jugando. Nunca fui excepcionalmente vicia, jugaba a lo mucho 4 partidas al día, pero considerando el tiempo de las partidas supongo que si era bastante, más que nada me gustaba jugar llegando de la escuela, de esas veces que te dan ganas de hacer algo y piensas todo el día escolar en eso.

Cuando comenzaron a sacar el Summoner´s Showcase hice una animación esperando salir allí, entonces lo que mostraban no era arte de tanta calidad porque en realidad el juego aún no se extendía al monstruo que es ahora, desafortunadamente ni Riot ni Nikasaur me pelaron.

Entonces, a finales del verano del 2011, Season 1, llegó la tendonitis, y llegó para quedarse. Mamá siempre culpó al LoL, o como ella decía "el jueguito ese". Fue cuando dejé de jugar. Entonces pensaba algún día volver y de hecho tardé mucho en desinstalarlo, incluse seguí cosechando Riot Points por referencias, pero poco a poco se fue alejando cada vez más. Ahora tengo un voto de no juegos con teclado y mouse.

Un año después dudosa traté de volverlo a instalar, porque mucha gente nueva ya estaba jugando, pero nunca se puso, no sé si era el destino, pero siempre que bajaba el parche crasheaba, como no estaba tan necesitada de nuevos vicios desistí.

Aparte los LoLeros son medio enfadosos (ya saben que no me gusta generalizar, así que tú persona que lee esto podría ser la excepción). Recuerdo cuando estaba en la UNM que un tipo me preguntó mientras yo me hacía desayuno qué canción escuchaba, después de decirle y hablar un poco de Newgrounds cometí el error de mencionar que antes jugaba LoL, el terrible error porque no se calló de eso como por media hora, ya ni le ponía atención, desayuné frío y sin ver los Thundercats.


La verdad si tratara de jugar hoy en día de seguro ya todo estaría tan cambiado que no le entendería.

Hace un tiempo un amigo me dijo que le prestara mi cuenta de LoL, por el momento se me hizo equis pero en realidad no me gusta que se asocie con mi nombre cosas que yo no hice, soy bien rara pues, y ya no le volví a decir nada.

Ayer un amigo, también retirado desde hace mucho, comentó que le habían mandado un correo de que su cuenta se borraría si no la usaba, supongo que con la demanda que tiene Riot ahora ya está teniendo que tomar medidas con los servers, revisé y yo también tenía ese correo. No quiero que mi cuenta se borre y alguien random en el mundo pueda tener mi nombre, consideré pedirle a alguien que tuviera el LoL instalado que entrara a mi cuenta y jugara una partida, pero entonces pensé ¿Para qué?

¿Para qué mantener vivo algo que ya no voy a usar?¿Para qué aferrarme al pasado?

Entonces decidí desligarme de esa parte pasada de mí y regalarle la cuenta al tipo que me la pidió, mínimo que aproveche los personajes viejitos que tenga o qué se yo. No sé si ya la probaría.

Ahora lo único que tengo de LoL son un par de wallpapers viejos porque el arte me gustaba mucho.

Por cierto, este video está bien cool:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada