lunes, 9 de enero de 2017

Fantaseando #2

Tengo una fantasía recurrente desde hace muchos años, pero se ha vuelto un deseo desesperado desde que me mudé a 252km de mi ciudad natal y tengo que pasar 4 horas en autobús cada que quiero ir porque están arreglando la carretera.

Mi fantasía es que hubiera un maldito tren en el que me pudiera subir de manera fácil y llegar más rápida o más cómodamente cada que quisiera ir de visita.

El tren podría ir de Navojoa a Nogales si es de sólo Sonora o de Guadalajara a Tijuana si se quiere ser más ambicioso.

No manchen, hay países absurdamente pequeños que están todos conectados por trenes.
Disclosure: no sé absolutamente nada de trenes.
Obviamente, el mayor obstáculo para que mi sueño se hiciera realidad no sería el costo de la infraestructura sino todas las mafias que no dejarían a los trenes entrar.

Pero pues, podría tener muchos modelos de negocio: podría ser más caro pero eficiente que un camión y así estar dirigido a otro sector de la población, o podría ser más barato y lento, o mezclado. Podría salir cada hora y así sólo llegas a la estación, compras tu boleto y te subes al tren o tener un horario específico. Podría pararse en cada pueblo o sólo en las ciudades grandes. Podría tener vagones padres con gimnasio y comida o sólo asientos duros, pero lo más importante: no le afectaría la eterna carretera en construcción.

Incluso hace poco escuchaba en el radio que el alza de la gasolina no afectaría tanto los precios de las demás cosas si enviáramos la mercancía por tren y no por trailer. Los trenes son la solución.

Pero pues #MéxicoMágico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada